15 noviembre 2009

El pan nuestro de cada día

Hoy tomando el café con mi cuñada, de repente miro un trozo de pan al revés. Instantáneamente le digo que le de la vuelta, que da mala suerte. Extrañada me pregunta de donde lo saqué, y la verdad es que no lo se. Desde pequeña mi madre siempre me decía que lo pusiera bien que traía mala suerte y cuando tiraba algún trozo a la basura, me enseño a besarlo primero.

Me quedé pensando en el tema y lo investigué gogleando:

Estas fueron las supersticiones relativas al pan que encontré:

El pan en forma de Eucaristía goza del máximo significado en la religión cristiana y toma su simbología del Beith o casa de piedra, que más tarde se convierte en casa del pan para transformarla en la morada de Dios.Así, desde sus orígenes el pan ha estado asociado a la vida activa y el vino, a la vida contemplativa, por lo que el sacrificio de la misa establece la síntesis perfecta.

Por ello tirar el pan, que originariamente constituía un acto desencadenante de las fuerzas del mal fue progresando y se convirtió en un acto de irreverencia, casi sacrilegio. En cualquier caso este gesto acarrea desdicha.

Con el pan no hay escapatoria y jugar con él infunde presagios nefastos que expresa irónicamente el refrán: Con el pan recién cocido, no juegues si no lo has comido.

No ha de comerse el pan que ha mordisqueado otra persona, pues se suscitará su odio, ni arrojar migas a la lumbre, ni engullirlo tostado ya que nacerán parásitos. Se dice también que las tostadas quemadas son el alimento del diablo, por lo que hay que tener buen cuidado con ellas. Tampoco debe colocarse de forma inversa a cómo salió del horno.

Es bueno clavarle alfileres si se quiere provocar un mal a alguien. Al tiempo que se alfiletea debe decirse en voz alta el nombre de la víctima.

Si antes de cortar el pan no se hace el signo de la cruz sobre él, bien con el pulgar, bien con el cuchillo (y es creencia muy arraigada todavía en la España rural), uno se está haciendo acreedor a un castigo, en apariencia arbitrario que puede provenir de la considerada autoridad competente en forma de multa. En el momento en que uno corta el pan no debe permitir que otro lo sujete. Tampoco se puede cortar por los extremos y siempre es mejor valerse de las manos que de un objeto cortante, pues aquél fue el modo en que Cristo lo hizo durante la Última Cena.

Cuando el pan cae al suelo de forma involuntaria, habrá disputas familiares y, en este caso, hay que besarlo o hacer tres cruces sobre el suelo al recogerlo. El pan, junto a la sal, el primer elemento que hay que depositar en la nueva casa a la que alguien se ha mudado y si queremos proteger a los niños de cualquier instigación o maleficio brujeril, basta con introducirles en su indumentaria o en la cartera del colegio una corteza de pan suficientemente reseca.

Vaya tela, ahora ya sé hasta como hacer daño a alguien,jejeje
Es peligroso, esto de investigar....

20 comentarios:

  1. Recuerdo a mi abuela haciendo la señal de la cruz sobre el pan antes de cortarlo... y besarlo si se caía al suelo.

    Gracias por este post.

    Besos de una maia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Madre mía con el pan!!!! nunca había pensado nada de eso.
    Lo de besarlo antes de tirarlo, también lo hacía mi abuela. Siempre he pensado porque era comida, y la comida no debe tirarse..

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mi madre me decía exactamente lo mismo que a tí...y aún ahora no soporto ver el pan boca abajo, siempre le doy la vuelta. besitos

    ResponderEliminar
  4. lo del pan en el suelo lo recuerdo y tambien lo de las cruces, el resto no lo conocia y como soy muy curiosa me ha encantado esta explicacion, muchas gracias Ana, un besazo

    ResponderEliminar
  5. Lo del pan bocaabajo es algo que me da mucha rabia, pero vaya, tampoco sin llegar a obsesionarme, le doy la vuelta y listo. Y si, es muy peligroso investigar, jajajaja..
    Besos hermana mía.

    ResponderEliminar
  6. Yo también beso el pan antes de tirarlo.

    ResponderEliminar
  7. Dios hay que tener cuidado hasta con el pan!!!
    Ni lo sabia

    ResponderEliminar
  8. Uff! cando a relixión anda polo medio, malo, malo...
    A min tamén me pasa que sempre poño o pan do dereito, non soporto velo do revés, nada de superstición, é como unha costume de pequeno.
    Bueno, procurarei leerte con calma o atrasado, que así polo aire vexo que curraches ben, non coma min.
    Bicos

    ResponderEliminar
  9. Chochete, yo de tí eliminaría la parte de Es bueno clavarle alfileres si se quiere provocar un mal a alguien. Al tiempo que se alfiletea debe decirse en voz alta el nombre de la víctima.

    No me parece de recibo informarnos de algo así que las cabezas a veces pasan malas jugadas...

    Por otro lado, me has recordado cosas que mi madre también hace como darle la vuelta a una barra de pan si está panza arriba o darle besos si se cae un trozo al suelo o si se tira a la basura.

    El maravilloso mundo de las supersticiones, Aniña...

    Un besazo
    Elly

    ResponderEliminar
  10. Ai yo de esto no tenia ni idea, es interesante a la par que increible!! Vamos que yo eso no lo habia visto en la vida...pero me diste unas cuantas ideas buajajajajajajajaaaaaaaaaaaaaa

    Besootes y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Hola Ana. No conocía tu, digamos, faceta ocultista... Y me fascina.

    Besicos Princesa de las tinieblasss!

    ResponderEliminar
  12. la primera vez que oigo algo parecido. Y eso que mi mama nació en la postguerra y tenían lo justito para salir adelante

    besitos

    ResponderEliminar
  13. Sempre me dicían que nunca xogara co pan e que non o tirara á basura... pero nunca souben o por qué ata hoxe. ;)

    ResponderEliminar
  14. Yo sólo sabía lo de besarlo si lo tiras. Madre lo que da de si el pan y yo sin saberlo.

    ResponderEliminar
  15. O pan sempre foi un alimento básico para nós. Sin embargo hoxe en dia cada vez coido que se consume menos, xa que temos mais de todo.
    Esa perda de importancia relativa tamén se traspasa a todo ese tipo de supersticións, pois eu creo que cada vez menos xente se preocupa por iso.
    En fin, que o pan engorda.
    Saudos.

    ResponderEliminar
  16. Pois si que che ten moitas anecdotas o pan ,preguntome da igual que sea de millo ou de centeo?

    Ata maña

    ResponderEliminar
  17. Pues sí que es complicado el tema. Aunque yo, como siempre estoy a dieta, me ahorro tanto trabajo porque no puedo comerlo, :-(

    ResponderEliminar
  18. Nosotros lo máximo que mamá nos enseñó es a besarlo (por la caída, pobrecito) y soplarle (para quitarle las cositas que se pudieran haber pegado) luego, paentro XD

    supongo que esa explicación vendría de los tiempos de la guerra, en que la comida escaseaba tanto.

    un beso, linda, espero que estés mejor de ánimos!
    :****

    ResponderEliminar
  19. cuando se tuesta el pan demasiado que quedan trozos negros, lo que sí sé es que eso es cancerígeno, de lo otro bah, supersticiones...:P

    ResponderEliminar

¡¡Aquí sois libres de opinar!!

Siempre con respeto, por supuesto!