26 noviembre 2007

Leyendas gallegas IV


"El aire de difunto viene a ser, más o menos, la colonización de un cuerpo vivo por el alma de un difunto. Normalmente el aire de difunto se instala en el cuerpo de un niño, e incluso, en un feto que se está desarrollando en el vientre de su madre.


En estos casos es el contagio de una enfermedad que le difunto trasmite al vivo para que se repare algún mal que se le ha hecho al muerto. Como puede ser el desatender sus últimas voluntades, el no haberlo enterrado como debían...


En algunos casos, puede trasmitirse a través de los animales domésticos.Existen varias formas de curarlo, hay mujeres especializadas en ese tipo de sanaciones, e incluso, ritos curación, como puede ser el acudir solos al cementerio a medianoche a pedir perdón al difunto que nos traspasó su aire."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡Aquí sois libres de opinar!!

Siempre con respeto, por supuesto!