24 junio 2009

ME PORTARÉ BIEN


Nunca olvidaré una historia que me contaba mi madre.

Un padre que siempre pegaba en las manos a su hijo pequeño. Tanto le pegó, que sus manos empezaron a ponerse moradas. Lo llevaron al médico, y este les dijo que ya no se podía hacer nada para salvar las manos.....había que cortar.
....
El niño lloraba y miraba a su padre, diciéndole :
- Papi, quiero mis manos, te prometo que me portaré bien.
Y su padre lloraba con él.

Es verídico, pasó en las afueras de Lisboa ( Amadora).


No consigo dormir y mi mente no para, me pasa por delante toda mi vida...

15 comentarios:

  1. Q está basado en hechos reales?
    Jo, es q es muuy difícil pensar q por pegar (aunque sea repetida y continuamente) en las manos tengan q amputarlas...

    espera jefe jefe

    ResponderEliminar
  2. Ah no, era el compañero jejejeje.

    Pues eso, q me resulta raro creer, si fuera q tuviera alguna enfermedad o algo a la vez...

    bueno, y tú cómo vas con las tuyas? q tal lo llevas?

    me alegro d q Peque todavía no haga trastadas, pero descuida q las hará jejeje, sólo espero q cuando Peque mordisquee las zapatillas de casa de tu marido él ya esté demasiado encariñado con el perrito y no pueda hacer otra cosa q tomárselo a risa.

    oye... hace tiempecillo q no nos cuentas nada de tu suegri. ¿mejor todo? espero q sí.

    Ammm , y se me olvidaba. ME ENCANTA TU CUARTO DE BAJO jejejeje.
    no, en serio, me encantan las buhardillas, y este parece q tiene el techo igualmente inclinado, y para tener un poto ha de ser muuuy luminoso (el mío es de interior, así q sin ventana y siempre con luz).

    besos


    Alma

    ResponderEliminar
  3. Yo también había oído antes esa historia. De hecho cuando me la contaron, estuve un tiempo obsesionada con ella y procuraba regañar a Juan sin tocarle sus manitas.

    Finalmente no creo que sucediera de verdad, aunque cumple su función de asustarnos a la perfección.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No se, de la manera que lo contaba mi madre, parecía verdad. Lo cierto es que me venían las lágrimas al escucharla, fuera verdad o no.
    ¿Vaya historia para contar,¿no?

    ResponderEliminar
  5. ¡Uf! que triste y que fuerte. Parece mentira que puedan pasar cosas así.
    Muuuuuuuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  6. Increíble la historia y si es verdad...jooer. Mi madre siempre me decía que a los niños no se les da en las manitas porque se quedan muditos...de algun sitio vendra eso, una vieja leyenda o algo asi!!! Espero que hayas podido pegar ojopor lo menos...Besos

    ResponderEliminar
  7. Eu sei do caso dun que ameazou con tirar ao fillo no pozo da auga. Tal susto apañou que quedou tatexo para toda a vida.
    Hai que ter cuidadinho co que se fai aos nenos que logo pasa factura.

    ResponderEliminar
  8. Jamás de los jamases hay que educar pegando…

    Ojalá, historias así, no sucedieran nunca.

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  9. Que tristeza!!, espero que sea una metáfora o algo por el estilo, porque aún así y todo dan ganas de llorar...

    ResponderEliminar
  10. madre mia!!!
    me ha inpactado!!!

    que penita!!

    ResponderEliminar
  11. Me parece INCREIBLE que eso pueda haber pasado.... ¡¡pero qué mala bestía de padre!!!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. yo también espero (y quiero creer) que se trata de una leyenda urbana, esa historia :(

    ánimo con el insomnio niña, es esta calor tan pegagosa tómate unas tilitas o valerianas fresquitas y lee algo bonito antes de dormir, incluso si lo lees en la cama, mejor.

    un beso grande!!

    ResponderEliminar
  13. Es verdaderamente escalofriante...

    ResponderEliminar

¡¡Aquí sois libres de opinar!!

Siempre con respeto, por supuesto!